Rumbo a la Moncloa

por Andrew


By Andrés Martínez Moscoso

Alcalá de Henares – Madrid.- Cual si se tratase de un maratón, los partidos más fuertes de España han iniciado los preparativos para la competencia electoral de marzo de 2008, el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) apuesta por la reelección de José Luís Rodríguez Zapatero, mientras que el opositor Partido Popular (PP), ve en Mariano Rajoy, un líder que rescata las líneas ideológicas clásicas del movimiento. De esta manera podemos percibir el ambiente político en España, a tan solo 4 meses, con encuestas que otorgan una escasa ventaja a Zapatero de 2,3 puntos, siendo el margen más reducido desde el mes de Enero.

Luego de este último período legislativo, el Estado Español ha sufrido una serie de fricciones entre el oficialismo y la oposición, entre ellas, la sentencia emitida por la Audiencia Nacional respecto a los actos terroristas del 11M, el eje socialista ha puesto el dedo en la llaga recordando las actitudes de Aznar y la participación del país en la guerra con Irak, situaciones que a su vez han sido contrarestadas por el bloque de oposición indicando los descensos y tropiezos que ha sufrido la economía española que poco a poco se va quedando atrás de la gran empresa de la Unión Europea. Sí a todos estos problemas se suman los intentos independistas como el nacionalismo catalán y de otras comunidades, las constantes agresiones xenófobas, el encarecimiento de los productos de primera necesidad, como el caso de la leche que ha subido en un 35%, o el pan que se ha encarecido en un 30%, y la falta de integración de la población inmigrante en el territorio, Usted conseguirá una población convulsionada y con grandes expectativas frente al futuro.

Al paso de las criticas, el PSOE no da soluciones a los problemas planteados, y Zapatero apuesta por su “dream team”, ya que cuenta con 14 asesores internacionales, entre los que se encuentran el premio Nóbel de Economía (2001) Joseph E. Stiglitz y la premio Nóbel de la Paz (2004) Wangari Maathai, así como otros personajes internacionales que han asesorado por ejemplo la campaña de Bill Clinton; pero pocos confían que este grupo logre recoger las verdaderas necesidades de la sociedad española.

Lo que en realidad me ha llamado la atención dentro de la joven democracia española, son las propuestas “populistas” sobre las que gira la campaña, pues todos creeríamos que la madurez y la objetividad serían una constante, sin embargo es admirable observar como Rajoy usa como punto central de su ideario la eliminación del pago del Impuesto a la Renta a los ciudadanos que perciban menos de 16.000 euros anuales; mientras que Zapatero con una insistente campaña publicitaria demuestra los logros de su gobierno, con medidas populistas con subvenciones a todo nivel.

Los verdaderos problemas que atraviesa España no han sido tratados por los candidatos, como el de las cuotas de las hipotecas luego de la crisis inmobiliaria, donde la media de la hipoteca se ha elevado en 400 euros, o los altos niveles de paro (desempleo) que atraviesa la población. Es momento que los políticos españoles vuelvan a elaborar acuerdos de concertación y diálogo como los realizados en la década de los 70, al producirse la transición, ya que no hay lugar para desgastar fuerzas creando distensiones y agresiones, pues ahora se necesita un Estado mucho más sólido, donde todos sus habitantes se proyecten hacía el avance y la superación.

* Artículo publicado en diario El Mercurio

Anuncios