Zapatero se queda en La Moncloa

por Andrew


Madrid
.- El pasado 7 de Marzo el asesinato de un ex concejal socialista en la localidad de Mondragón, enlutó el inicio del proceso electoral, sin embargo una fuerte participación del electorado rechazando este tipo de acciones terroristas, logró que España viva una fiesta de la democracia, donde el PSOE (Partido Socialista Obrero Español), alcanzó una mayoría que permite nominar a su líder José Luís Rodríguez Zapatero como Presidente del gobierno para los próximos 4 años.

Así con motivo de realizar mis prácticas profesionales en la Oficina de Procesos Electorales del Ministerio del Interior de España, tuve la oportunidad de vivir de cerca el crispante y acalorado desarrollo de estas elecciones parlamentarias; acompañando a los invitados especiales, funcionarios de los organismos electorales de diferentes países, donde no faltó el Presidente del Tribunal Supremo Electoral del Ecuador, pudimos recorrer algunos colegios electorales, y observar la implementación de nuevos procesos que han contribuido a incrementar las garantías para grupos vulnerables, como es el caso de locales accesibles para discapacitados, y el procedimiento de voto accesible para los no videntes consistente en la utilización de papeletas y sobres de votación normalizados (sin referencia alguna en Braille, idénticos a los que utilizan el resto de electores), acompañada eso sí de información e instrucciones en Braille, garantizando de esta manera la autonomía del voto y el secreto del sufragio.

Además, en algunas regiones el aporte de las nuevas tecnologías se pusieron en marcha, durante nuestro recorrido en Valladolid, capital de la Comunidad de Castilla y León, se puso a prueba la implementación de transmisión de datos a través de PDA´s (computadores de bolsillo), enviando rápidamente el total de los votos al centro general en Madrid.

Con la finalización de los comicios, las medios de comunicación emitieron proyecciones basadas en encuestas a salida de urna, donde ya se inició a dar como vencedor al PSOE, es interesante resaltar que el opositor PP (Partido Popular), liderado por Mariano Rajoy, alcanzó 153 escaños, 5 más que en el 2004, sin embargo no contaron con la subida que experimentaron los socialistas que con 169 se llevaron la mayoría en el parlamento español; estos dos fuertes partidos subieron el apoyo por parte de los españoles, siendo los más perjudicados los partidos nacionalistas, quiénes perdieron algunas representaciones en el Congreso de los Diputados, llegando a un claro Bipartidismo en el sistema democrático español.

Es ahora el tiempo que los vencedores festejan su triunfo y se vanaglorian de sus estrategias, mientras que quiénes no alcanzaron los escaños suficientes para la nominación a Presidente, estudiaran y analizaran hasta el último detalle los errores cometidos durante la campaña.

Zapatero no la tendrá fácil para gobernar los próximos 4 años, pues la perspectiva económica conduce a una inminente desaceleración, sumada a la escalada del terrorismo, niveles de desempleo que no se pueden controlar, y un Estado que cada día se fracciona más. Esperemos que la oposición contribuya en los grandes proyectos comunes en pro de España, pero que sea crítica y firme al momento de juzgar los errores del presidente y que le otorgue esa dosis de contraposición y criterios diferentes que toda nación democrática necesita.

elecciones generales 2008

Artículo publicado en Diario El Mercurio

Anuncios