La Democracia vence a la Xenofobia

por Andrew

Inmigración

Imagen vía Periodista Latino 

Madrid.- Sin haber pasado ni siquiera 6 meses, al parecer ya nos hemos olvidado de la brutal agresión xenófoba que sufrió una menor ecuatoriana en un vagón del Metro en Barcelona, el efecto mediático duro pocos días, y los movimientos de protección de los derechos de los inmigrantes perdieron poco a poco su voz, mientras la justicia española alargó los procesos, divagó con actuaciones, y el agresor pese a seguir en investigaciones y tratamientos psicológicos, transita tranquilamente por las calles.

Situaciones similares se han vivido en las campañas electorales de España y Estados Unidos, donde el efecto antiinmigración fue un tema recurrente, traído no solo por parte de los candidatos, sino además por la TV, como la CNN y Fox, quiénes se encargaron de bombardear con este tipo de consignas. Sin embargo en las urnas, los electores con su voto se manifestaron en contra de Mitt Romney y Mike Huckabee, quienes sostenían esta política, dejándolos fuera de la competencia, y en el caso español, las elecciones del 9M demostraron que los partidos políticos de extrema derecha, como DN (Democracia Nacional), Falange Española, no alcanzaron siquiera el 0,01% de los votos.

A pesar de esto, el caso español merece un análisis especial, pues cabe recordar que no hace poco este país dejó de ser un emisor de emigrantes, convirtiéndose en el Estado europeo que más extranjeros acoge en la actualidad, y por si fuera poco el más permisivo. Durante algunos años regulaciones masivas, moratorias y flexibilidad migratoria, fueron una constante, que ha hecho que España tenga alrededor de 4 millones de personasde otras nacionalidades dentro de su territorio.

Como era de esperarse esta ola migratoria no solo trajo nuevas tradiciones y costumbres, sino también algunos inconvenientes sobretodo el colapsode las instituciones sanitarias, educativas, y asistencia social. De este malestar se auto apadrinaron partidos políticos de extrema derecha, como los indicados anteriormente, quiénes a través de un discurso intolerante, y sin propuestas para apalear estos problemas, esgrimen medidas xenófobas de aislamiento y expulsión de los migrantes.

En mi opinión es necesario realizar un análisis objetivo de este fenómeno, si bien muchas tradiciones de los extranjeros llegados a España, han hecho que estos eviten integrarse con toda la comunidad, principalmente porque lesionan los derechos fundamentales (mutilación genital femeninapor ejemplo), también es cierto que sin el aporte de quienes han llegado a trabajar en las distintas Comunidades Autónomas, no se podría cubrir el personal para proveer de los servicios que la población en la actualidad requiere, y sobre todo gracias a las aportaciones a la Seguridad Social que hacen los trabajadores migrantes, se puede pagar las pensiones al alto porcentaje de jubilados españoles, que sin este nuevo impulso, sería imposible realizarlo.

No es tiempo de extremar posiciones, es el momento que todos los individuos que se encuentran dentro de la frontera española dialoguen en busca de una integración total, caso contrario no quisiéramos que el problema se agudice y se convierta en una bomba de tiempo que en un futuro no muy lejano estalle con una crisis social similar a la vivida pocos años atrás en los barrios marginales de Paris.

Artículo publicado en Diario El Mercurio

Anuncios