Premio Cervantes

por Andrew

Imagen vía Diario El País.

Uno de los encantos de vivir en Alcalá de Henares, ciudad del padre del Quijote, es que la belleza del arte se respira por las plazas, callejones y auditorios, así durante todo el mes de Abril pudimos compartir un sin número de actividades dentro de la agenda del “Festival de la Palabra”, donde la poesía de Gonzalo Rojas y Antonio Gamoneda, el teatro, la melancolía del jazz y la pasión del tango, crearon la atmósfera previa al 23 de Abril, día que se conmemora la muerte de Don Miguel de Cervantes y Saavedra, y en el que además se realizó la XXXI entrega del Premio Cervantes, institucionalizada anualmente por el gobierno de España, y que durante la ceremonia de entrega de este año el Rey Juan Carlos I, se refirió a este como “uno de los mayores tesoros que compartimos de la lengua española”, evento que premia la propuesta literaria que ha criterio de la Academia de la Lengua, contribuye a expandir el acervo de la lengua castellana y recoge los valores culturales de los países que la utilizan. El premio se encuentra dotado de una atractiva recompensa económica para el ganador, y su celebración la preside el Rey de España en el Paraninfo de la Universidad de Alcalá, lugar donde el ganador lee su discurso.

Este año este importante galardón fue nuevamente seducido por la poesía, con una valiosa obra llena de fuerza, denuncia social y energía del argentino Juan Gelman, quien inició su etapa creativa desde muy temprana edad, donde recibió gran influencia ideológica que se refleja en su obra, pues perteneció a la Federación Juvenil y posteriormente al Partido Comunista, razón por la cual fue perseguido por la dictadura militar de Reorganización Nacional, teniendo que exiliarse en países europeos, sin embargo su familia fue víctima de la sangrienta represión, por lo que perdió a su hijo y nuera, desgracias que volvieron de Gelman un ferviente defensor de los Derechos Humanos, obteniendo una gran satisfacción al encontrar a su nieta a principios de este siglo en Montevideo, quien la acompañó a referir el pasado miércoles el Premio Cervantes.

Al escuchar el discurso de Juan Gelman durante la gala del Cervantes, pude advertir una breve exaltación al Quijote, así como una minuciosa extracción de pasajes líricos de la Obra de Cervantes que nos llevaba a comprender esa importancia poética en la literatura, sin embargo el clímax de su intervención llegó, cuando al referirse a su obra indicó “Pero ahí está la poesía: de pie contra la muerte”, lo que posteriormente le llevó a narrar las penurias de la pobreza, de esta manera se refirió a los momentos crueles que ha tenido que atravesar su país y la humanidad entera por culpa de algunos regímenes, pero que aún nos quedan otros enemigos, como la pobreza y la injusticia, que conducen a la muerte.

Sin embargo, el próximo año las reglas cambiarán en el Premio Cervantes, la dotación económica se incrementará en algunos miles de euros, pero sobre todo se intentará una independencia en el aspecto político e ideológico de su jurado, pues desea alejarse del oficialismo, pues algunos de los ganadores anteriores, tuvieron cierta empatía por los presidentes españoles, lo que ha generado cierta polémica dentro del ambiente literario, que se busca dejar atrás con estos cambios que se introducen.

Resulta interesante como un evento, no solo puede reflejar las realidades sociales de los países hispanoamericanos, sino sobre todo los vínculos reales que existen, basados en la cooperación, cultura y creación artística, que nos hace crecer siendo más humanos y más hermanos, pese a la diversidad.

Artículo publicado en Diario El Mercurio

Anuncios