Teledemocracia del Siglo XXI

por Andrew

Imagen vía: hendriko

La Teledemocracia se refiere a la proyección de las Nuevas Tecnologías en los procesos de participación política de las sociedades democráticas, desde su más diversas manifestaciones: televisión, radio, Internet, etc.

Muchos somos ya del criterio que las avanzadas redes y soportes telemáticos que poseemos en la actualidad, pueden contribuir al desarrollo de la participación ciudadana, sobre todo en la creación de un equivalente electrónico a los espacios públicos, donde las ciudadanos a través estos instrumentos, puedan ejercitar un papel más activo en el desarrollo de la comunidad y no se mantengan estáticos como simples espectadores o consumidores.

En menos de cuatro décadas, la transmisión de mensajes por parte de los actores sociales ha variado aceleradamente, solo basta recurrir al ejemplo que muchos autores citan: “hace cuarenta años, cuando el Che Guevara se internó en Bolivia, escribía en pequeños papeles que entregaba a los campesinos, con la ingenua esperanza de que llegaran a los periodistas., y en los años noventa, cuando el subcomandante Marcos se internó en la selva lacandona, se presentó al mundo desde el Internet”Javier del Rey Morató en su obra Comunicación Política, Internet y Campañas Electorales.

Es fácil apreciar como el bastión de la lucha de los ciudadanos en las calles, ahora ha sido suplantado por el intercambio de información en las redes; sin embargo lo importante de la Teledemocracia y que la diferencia del concepto de democracia que se manejaba en el siglo pasado, es la capacidad de interactuar y construir un proyecto basado en la interculturalidad, que gracias a las Nuevas Tecnologías permite poner los avances de la ciencia en un programa cercano a los ciudadanos que resuelva sus verdaderas necesidades gracias a esa constante interacción con la administración pública.

Así, la Red constituye una fuerte fuente de apoyo a la democracia del Siglo XXI, pues pone en manos de los ciudadanos la información generada minuto a minuto, para que estos la utilicen, la difundan y la valoren.

Sin embargo, en lugar de aprovechar estos beneficios, cada día nos convertimos en simples usuarios del sistema, dispuestos a satisfacernos simplemente de las informaciones que nos brindan los medios, dejando de lado nuestra labor crítica y reflexiva, llegando a aceptar lo que nos viene dado, situación que se ve reflejada en el aspecto político y social, con un desapego total del individuo ante la realidad, y sobre todo esa pérdida de capacidad de reacción ante los problemas, cayendo en una explotación de “servidumbre de la información”, donde pese a estar informados, el crecimiento en conocimientos del individuo es realmente escaso.

Pese a que nuestra realidad latinoamericana, refleja que el nivel de acceso a Internet por parte de la población, aún no supera el 10%, lo cual aún no nos permite realizar un ejercicio pleno de Teledemocracia en nuestra comunidad, este artículo va dirigido a políticos, funcionarios públicos y a los ciudadanos, para plantearnos un reto en el cual creemos una red de interacción entre: la Administración y los administrados, fundamentada en la participación democrática responsable, que nos otorgue una mayor transparencia y eficiencia de la actividad pública.

Lo publiqué en Diario El Mercurio

Anuncios