El safari étnico “Obama”

por Andrew

 

Si ya a inicios de este siglo, se habló de la revolución de las campañas presidenciales a nivel mundial por el sin número de recursos tecnológicos utilizados, en el 2004, Estados Unidos tuvo sus, YouTube Election, donde se pudo apreciar claramente que la participación del elector fue cada vez más directa, y su opinión sumó en la construcción de los proyectos gubernamentales.

Sin embargo, la actual campaña para elegir al primer mandatario de una de las grandes potencias del planeta, es sin duda revolucionaria en todo sentido; hace algunos años nadie se hubiese imaginado que en lugar de brindar una rueda de prensa para anunciar al segundo a bordo de la candidatura de Obama, el medio se vio reducido al envío de un mensaje sms a sus seguidores, en los que les informaba que Joseph Biden, un viejo zorro de la política norteamericana, sería su vicepresidente.

El bombardeo de noticias es constante, y a través de todos los medios, ahora ya no solo es fácil ser “amigo” de uno de los candidatos presidenciales norteamericanos a través de Facebook (sitio web de redes sociales), sino que con tan solo un click, se pueden hacer donativos dentro de sus páginas web.

Y como no podía ser de otra manera, la farándula o Show Business estadounidense se ha volcado hacía la polémica, ese morbo del cual todos los espectadores se mantienen pendientes, tomándoselas con el lado humilde, pobre, musulmán, y negro del potencial presidente Barack Obama. De esta forma, su abuela de crianza, Sarah Auyango Obama, se ha convertido ya en toda una celebridad. Así, ya no es extraño encontrar reportajes, con enviados especiales, quiénes en narraciones cual safari étnico, muestran las raíces keniatas, con sus consiguientes riesgos y amenazas, que podrían representar estas situaciones para los Estados Unidos.

Mientras tanto, el otro lado de la moneda muestra a un John McCain, en una incontrolable campaña de desprestigio en contra de Obama, que hasta el momento le esta rindiendo frutos, demostrado por las últimas encuestas, que dan un empate técnico entre los dos candidatos. El veterano McCain ha optado por enviar el mensaje de reivindicación nacional, amparado en sus méritos como héroe de la guerra de Vietnam, usando incluso la desprestigiada campaña del terror, que le llevó a Bush en el 2004 a su reelección.

Sin embargo los últimos movimientos en la campaña de Obama, quieren justamente cubrir esas rendijas que ponían en riesgo su proyecto político, ya que al optar por Joseph Biden para vicepresidente, los demócratas logran ese contrapeso, pues representa experiencia en política internacional, al ser jefe de la Comisión de Exteriores del Senado, además oposición fuerte, al ser el mayor crítico de la administración Bush, así como por aglutinar el voto de izquierdas del partido, y sobre todo al sector obrero que en las elecciones primarias se inclinó por Hillary Clinton.

El escenario para que Estados Unidos tenga su primer presidente negro, cada vez se está poniendo más complicado, es por ello que Obama junto a Biden tendrán que convencer a los estadounidenses que el sueño americano con los conservadores ya no es posible, y que su “Yes, We can” (Si podemos), es el único proyecto político que puede llevar de nuevo a flote al país.

 

Lo publiqué en Diario El Mercurio

Anuncios