¿Existe Tolerancia?

por Andrew

tolerance

Photo by ~XianMu

No importa la ocasión o el lugar, pues tanto en reuniones, en la oficina, en el salón de clases o en otros escenarios, siempre intentamos imponer nuestro criterio y demostrar que nuestra opinión es la que prima, sin comprender que en ocasiones no somos poseedores de la luz de la verdad.

Cada día como seres humanos nos volvemos incapaces de reconocer a los demás su derecho al respeto a su personalidad e identidad, y pese a las garantías que los instrumentos jurídicos a nivel nacional e internacional han implementado en los últimos tiempos, aún estas herramientas básicas para la correcta aplicación del respeto a los derechos fundamentales nos son poco accesibles.

Por ello un elemento básico para la construcción de una sociedad más justa e igualitaria, que nos permita abrirnos a la verdad del otro, y enfrentarla con nuestra realidad, es sin duda la Tolerancia; la misma que la debemos tomar como aquel instrumento que nos permita encontrar coincidencias y comprensión frente a ideas distintas, desechando la descalificación, la agresividad y la competencia.

Ya son doce años que gracias una propuesta de la UNESCO, cada 16 de noviembre, se celebra el Día Internacional para la Tolerancia, el mismo que fue justificado en razón del cambio vertiginoso que ha tenido el mundo, reflejado por la incesante movilidad humana, globalización social y económica, y otros factores que han ido intensificando una seria amenaza de intolerancia tanto local, como internacional respecto a los grupos vulnerables.

Entre las ideas que se han propuesto para combatir este fenómenos se encuentran la lucha contra la violencia, la protección de los derechos humanos, el respeto a los grupos religiosos, la integración social y cultural de extranjeros en las comunidades, situaciones que podríamos decir que se encuentran relativamente controladas en nuestro contexto interno, sin embargo lo que realmente me llama la atención es el tema de la tolerancia sexual.

Si bien es cierto, la generación en la que me crié, esto es la de los ochenta, aún crecimos con determinados conceptos con respecto al papel de la hombría dentro de la sociedad, a pesar que se intentaba superar esos criterios caducos aún quedaban prácticas del comportamiento irresponsable hacia las mujeres, que se los ligaba a las prácticas correctas de virilidad.

Sin embargo una situación que lastimosamente hasta el día de hoy se mantiene intacta es la falta de reconocimiento de los derechos de las minorías sexuales, fenómeno que aún se sigue manifestando como una homofobia camuflada por parte de nuestra comunidad; por ello es tiempo de cambiar y comprender que la tolerancia implica el respeto de la libertad del otro, de sus maneras de pensar y de vivir, ello significa al mismo tiempo sencillamente dejarlo subsistir.

Por ello para convivir diariamente en paz y armonía debemos recordar las palabras del maestro Mahatma Gandhi “Puesto que yo soy imperfecto y necesito la tolerancia y la bondad de los demás, también he de tolerar los defectos del mundo hasta que pueda encontrar el secreto que me permita ponerles remedio”.

Lo publiqué en Diario El Mercurio

Anuncios