Revistas indexadas. Un reto para la universidad ecuatoriana

por Andrew

Open Journal Systems

pkp

La nueva visión de la universidad ecuatoriana tiene por consigna mejorar la calidad de la educación superior, para ello procura que tanto sus docentes e investigadores pasen de ser meros reproductores de conocimientos, a ser verdaderos creadores del mismo, con la consecuente transferencia tecnológica y doctrinal que permitirá a mediano plazo que la nueva matriz productiva, basada en el mejoramiento del conocimiento y talento humano pueda funcionar al ciento por ciento.

En éste contexto es conocido que toda investigación al interior de la academia debe contar con un respaldo, el cual usualmente se lo otorga una publicación de “impacto” o “indexada”, la cual no es más que una revista, la cual dada la rigurosidad de sus parámetros, así como la calidad de sus evaluadores externos ofrece la certeza que los contenidos a ser difundidos en sus páginas cuenta con un nivel satisfactorio evaluado por expertos calificados, quienes al ser conocedores en la materia se encargan de leer y dar el visto bueno al texto, jurados que usualmente son anónimos y no tienen la posibilidad de conocer al autor de cada artículo, situación que garantiza la imparcialidad de su informe.indexado

Rigurosidad que ha sorprendido a un sector de la universidad ecuatoriana, por el largo proceso que se debe seguir para contar con una publicación “indexada”, la cual ofrece un puntaje para ascender dentro del nuevo escalafón docente. Pero que, para muchos prestigiosos docentes e investigadores nacionales es ya una rutina, fruto de su trabajo y preparación en los principales centros de educación superior y que se ve reflejada en el número de artículos publicados.

Sin embargo, una dificultad que se presenta a nivel mundial es que no toda la población tiene acceso al conocimiento que se recoge en estas revistas, pues la mayor parte de ellas están adscritas a casas editoriales que cobran un valor por su acceso (licencias), las que en la mayor parte de casos son pagadas por universidades para el uso de sus estudiantes en las bibliotecas. Pese a ello otra dificultad que se presenta, es lo injusto del sistema, pues en la mayor parte de casos los autores que publican en estas importantes revistas, no reciben una retribución económica por su trabajo, tan solo el prestigio de publicar en ellas; no así la revista que como expliqué anteriormente sí cobra a las instituciones un valor para que puedan acceder a ellas.

Frente a esta dinámica, hace diez años surgió un movimiento alternativo, que se fundamenta en compartir el conocimiento que se genera de manera libre, su nombre “Public Knowledge Project” (Proyecto de Conocimiento Público), que fue desarrollado por importantes centro de estudios, entre ellos la Universidad de British Columbia y Stanford. Quienes crearon un software de código abierto denominado “Open Journal Systems”, plataforma que permite a las instituciones que lo requieran contar con una herramienta electrónica para la administración de revistas indexadas de calidad de manera gratuita. Tan sólo con el compromiso que los artículos que se publiquen tengan una licencia de acceso libre, cumpliendo así una triple función: la institución cuenta con un software moderno para gestionar su revista, el autor puede publicar y la sociedad se nutre del contenido abierto.

Este tipo de iniciativas permiten romper las injustas brechas que impedían el acceso al conocimiento, al igual que benefician a docentes e investigadores con condiciones claras y beneficiosas para las partes.

Lo publiqué en Diario El Mercurio
Anuncios