¿Podemos vivir sin “tesis” en Ecuador?

por Andrew

Foto vía: Academic jungle

Foto vía: Academic jungle

Universidad: mírate al espejo

Cada vez que escucho que se realizan cambios en pro de mejorar la calidad académica de la universidad ecuatoriana encuentro ecuatorianos que sufren por ello y les provoca serios trastornos, pues al sentirse aludidos les invade un temor irracional de mirar su propia imagen académica frente a un espejo y esto se debe a la dificultad que experimentan de reconocer que el viejo sistema de educación superior adolece de serias deficiencias que se tienen que superar pero nadie las quiere afrontar.

Y me refiero específicamente a las críticas surgidas a raíz del planteamiento realizado por el Consejo de Educación Superior, CES, en el proyecto de Reglamento de Régimen Académico que en estos días se discute y que en los medios ha repercutido como la “eliminación de la tesis” como requisito de graduación.

Al respecto es necesario analizar la supuesta polémica: primero, hace falta preguntarse de manera objetiva si acaso los trabajos que se realizan como requisito previo a la obtención de un título de tercer nivel en la actualidad se tratan realmente de tesis, o por el contrario no dejan de ser parafraseados de libros desactualizados que los profesores entregan como manuales de texto, o peor aún una mezcla de “cortar y pegar” de repositorios de dudosa calidad académica tales como http://www.monografias.com o el http://www.rincodelvago.com, lo cual es corroborado según lo afirma SENESCYT luego de un análisis realizado a ochocientos ocho trabajos de grado y de posgrado, donde se evidencia fraude académico en el 54% de ellos.

Software URKUND

Software URKUND

Segundo, luego de leer la propuesta del CES se colige que no se trata de premiar el facilismo de los estudiantes, sino al contrario establecer requisitos que respondan a la realidad y a las necesidades que requiere un joven profesional, pues se establece una alternativa de proyectos de titulación, exámenes de fin de carrera, artículos académicos, trabajos que resuman una experiencia pre profesional, entre otros de acuerdo al área del conocimiento, situación que realmente será positiva tanto para el estudiante, la institución así como para la sociedad.

Y tercero, se critica que con esta medida se desalienta la “investigación científica”, pues el estudiante no tendrá la posibilidad de tener una primera experiencia de investigación, lo cual resulta inapropiado teniendo en cuenta el limitado aporte que brindan al conocimiento las actuales “tesis”; al contrario el proyecto de Reglamento de Régimen Académico a través del desarrollo de programas de cuarto nivel, en particular las Maestrías de Investigación que son el punto de partida para una verdadera carrera que forme a investigadores del más alto nivel con la posterior consecución del título académico de Doctorado (Phd).

Así la solución a los serios problemas que ha vivido la universidad ecuatoriano no pasan por ocultarlos, sino al contrario es necesario mirarnos frente al espejo y ver nuestros errores, debilidades, pero también nuestras potencialidades y los cientos de talentos humanos que están en la academia y potencializarlos para que sean ellos los que guíen un nuevo modelo de educación superior en el cual se enfrente la incuestionable crisis de valores que vive la sociedad y que ha llevado a este tipo de fraudes académicos. Así como se realice un acompañamiento por parte de los docentes desde lo primeros años con procesos troncales de apoyo a la metodología de la investigación que permitan que los estudiantes realicen trabajos académicos de calidad, donde sea evidente el respeto de los derechos de autor y el uso responsable de los distintos modelos de cita que el mundo académico ofrece en la actualidad.

huge.15.77640Es tiempo que la universidad ecuatoriana conduzca todo su potencial hacia el progreso y el desarrollo, y no se quede en banalidades o superficialidades que intentan justificar élites de poder o protagonismos dentro de un modelo de academia que deben quedar ya en la historia.

Lo publiqué en Diario El Mercurio
Anuncios