Ucrania: El puzle incompleto

por Andrew

puzzle

Si tratáramos de entender la política exterior y las relaciones internacionales como un gran puzle o rompecabezas, descubriríamos que desde hace ya algunas décadas las relaciones internacionales dejaron de ser de bloques (Estados Unidos de América, EE UU y la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, URSS), a ser una multipolar, en la cual tanto los Estados así como los Organismos Supranacionales, todo éstos Sujetos del Derecho Internacional, juegan un papel preponderante en éste gran tablero llamado mundo.

Mas, a la hora de analizar el caso de Ucrania, dada la inestabilidad vivida durante los últimos meses, sumada a la tensión generada por Rusia y la correspondiente anexión de la región de Crimea, pareciese que a éste gran puzle le faltase piezas, o por el contrario, la información no es lo suficientemente clara para entender a cabalidad las razones del conflicto y por qué hasta la fecha a nivel interno, así como regional (europeo), no se han canalizado vías de solución efectivas.

Al respecto quisiera reflexionar sobre lo siguiente:

  1. En primer lugar, es necesario hacer mención al trasfondo electoral y clientelar que tendrán las próximas elecciones en Ucrania, pues desde la inexplicable salida del presidente, Víktor Yanukóvich (hasta la fecha nadie sustenta de manera clara y con fundamentos, de dónde salieron los recursos para que la “sociedad civil” durante un período tan largo ocupase la Plaza de la Independencia de Kiev hasta forzar la salida del presidente), un amplio sector de la población ucraniana, sobre todo aquellos que pertenecen a la región sudeste (Partido de las Regiones) y alineados a un sentimiento prorruso, no se sienten representados de ninguna manera con los principales candidatos de los comicios del 25 de mayo próximo. Y claro que sorprende, que quien tiene las mayores opciones de hacerse con la presidencia sea el “rey del chocolate”, Piotr Poroshenko, un millonario alineado con la posición europea, a quien las encuestas dan el 32,9% de votos, seguido por la ex primer ministra Yulia Timoshenko, con 9,5%.
  2. En segundo lugar, muchos creen necesario desestigmatizar la posición rusa durante el conflicto, pues si bien es cierto, ningún Estado dada la igualdad que existe entre los mismos tiene la prerrogativa para intervenir en asuntos internos de un tercero; mas, según lo afirman desde el Kremlin, es legítimo defender los intereses de los nacionales rusos que viven en los territorios del sudeste de Ucrania, los cuales al parecer se encuentran amenazados por un régimen estatal que los persigue, excluye y discrimina. Llegando los prorrusos a comparar lo que sucede en su territorio con las persecuciones fascistas o nazis.
  3. Otro punto a tener en cuenta, tiene que ver con la tibia posición de la diplomacia estadounidense, quienes durante el conflicto han preferido dilatar las anunciadas “drásticas sanciones económicas” contra Moscú, y esperar a que la tensión baje dejando que sea el Secretario de Estado, John Kerry quien asuma el rol protagónico, protegiendo de alguna forma la ya golpeada reputación del presidente Barack Obama.
  4. Por último, los líderes de la Unión Europea han preferido concentrar sus esfuerzos en la campaña electoral al Parlamento Europeo de finales de mayo, que en tomar una posición frente al conflicto de la vecina Ucrania, pues ni Jean-Claude Juncker (Partido Popular Europeo), ni Martin Schulz (Partido Socialista Europeo) se han pronunciado contundentemente al respecto, al parecer por la dependencia energética rusa.

En mi opinión, existe una pieza faltante del puzle y es precisamente la falta de decisión por parte de la comunidad internacional que deja a la deriva a Ucrania, misma que luego de la inestabilidad política y de los conatos de una guerra civil, tiene ya saldos negativos, como el secuestro de observadores de la OSCE, situación inadmisible y repudiable desde todo punto de vista.

Es por ello que hacemos votos para que los líderes políticos, las autoridades regionales y la sociedad civil lleguen a acuerdos que pongan fin a la ola de violencia y lleven la paz definitiva al pueblo ucraniano.

Lo publiqué en Diario El Mercurio
Anuncios