¿Realmente laicos?

por Andrew

En los alrededores de la sede legislativa grupos religiosos gritan consignas y sostienen carteles en contra de la próxima aprobación de una ley que permita que personas del mismo sexo puedan casarse e inclusive adoptar. En rechazo de tal situación la muchedumbre agrede brutalmente a parejas de homosexuales que pasean por las calles, a lo mejor como expiación para que no caminen de la mano, se besen o vivan juntos. laicite1_1

Estas hordas violentas se confunden con grupos de la derecha y extrema derecha que claman para que no se apruebe este “polémico” proyecto. Si usted simplemente leería la introducción de este artículo pensaría que a lo mejor estoy narrando las protestas de un país con un radical islamismo, pero se equivoca, se trata de la laica Francia, cuyos principios republicanos han inspirado la construcción del Estado de Derecho y que se fundamentó en la libertad, la igualdad y la fraternidad, pero que hoy se encuentra confundida y agitada por la movilización de un importante colectivo de activistas pro vida y otros movimientos católicos que han sido movilizados desde los púlpitos.

Me pregunto dónde quedó la tolerancia, el diálogo y la credibilidad de la Asamblea Nacional que ha sido el ícono de la representación de los ciudadanos. Es una lástima que la discusión sobre la dimensión del derecho ha sido reemplazada por la acumulación de insultos homófobos.

Para realizar una correcta reflexión es necesario comprender las dimensiones del laicismo, y para ello acudamos a la definición que nos otorga la Real Academia de la Lengua, que lo señala como “Doctrina que defiende la independencia del hombre o de la sociedad, y más particularmente del Estado, respecto de cualquier organización o confesión religiosa.” Si esto fuera cierto, ¿Por qué razón un importante grupo de jefes de Estados han desfilado por el Vaticano a raíz de la elección del nuevo representante de la Iglesia Católica?

Y la respuesta en teoría lógica será que lo hacen porque se trata del Jefe del Estado Ciudad del Vaticano, entendida como un Sujeto de Derecho Internacional, lo cual no resulta creíble, y lo demuestro a través del siguiente caso: El cardenal Jorge Mario Bergoglio fue elegido como Papa el 13 de marzo de 2013; y a treinta y tres días del suceso, el presidente de gobierno de España, Mariano Rajoy Brey fue el primer gobernante europeo en ser recibido por el máximo representante de la Iglesia Católica. No conforme con ello y ese mismo día el cardenal Rouco Varela de Madrid pidió al Congreso que se realice una reforma urgente a la ley del aborto (ahora entendido como un derecho de la mujer) y del matrimonio entre personas del mismo sexo. Y cual si fuese una secuencia ordenada de acontecimientos o una orden, el Ministro de Justicia anunció una reforma a la primera ley, en la cual se penaliza nuevamente el aborto dejándolo a salvo tan solo en dos supuestos: violación o riesgo grave para la salud de la mujer.

laicismoUn Estado laico no es enemigo de la religión y no puede concebirse tan solo como la simple separación de las iglesias (entendidas como instituciones) de la administración de lo público; es necesario dotarlo de mayor contenido derivado de la libertad ideológica que se fundamenta en la tolerancia y es la base para el desarrollo de otros derechos (libertad religiosa) que se basa en la dignidad (autodeterminación) del ser humano y en la posibilidad de comunicar sus creencias. Alcanzar su equilibrio es el reto de toda sociedad democrática.

Twitter: @andresmartmos

Publicado el 23 de abril en Diario El Mercurio

Anuncios